Noticias y otras Publicaciones

La "sobrepoblación" mundial es un mito

La "sobrepoblación" mundial es un mito, según nuevo estudio

En el Día Mundial de la Población, el 11 de julio, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) hará un llamado para que los hombres se involucren más en la planificación familiar y en la salud reproductiva de las mujeres. Pero detrás de esta campaña de buen nombre se encuentra la creencia del UNFPA de que debemos estabilizar y reducir la población mundial con el fin de salvar al planeta y promover el crecimiento económico.

Sin embargo, el UNFPA y otros alarmistas no brindan ninguna evidencia creíble para justificar sus posiciones, de acuerdo a un nuevo estudio del profesor Nicholas Eberstadt, experto en población y demografía, y publicado por la Sustainable Development Network.

No hay ninguna relación causal entre densidad poblacional y pobreza: el acaudalado Mónaco cuenta con una densidad cuarenta veces superior al del empobrecido Bangladesh.

Ni tampoco es cierto que el planeta esté teniendo dificultades para alimentar y acomodar a un número creciente de gente. En el último siglo, la expectativa de vida mundial ha aumentado de 30 años a más de 60, el maíz, el arroz y el trigo son mucho más abundantes y otros recursos naturales se han vuelto más accesibles.

Aún así, la ONU y otros grupos e individuos influyentes-como Al Gore-están instando a los gobiernos a implementar planes para la planificación de la población a escala mundial. Pero de acuerdo con Eberstadt, dichos esquemas históricamente no han tenido efecto alguno en el tamaño de las familias ni en las tasas de fertilidad:

"Mundialmente, no existe un ligamen causativo entre la disponibilidad de los anticonceptivos y los niveles de fertilidad-la tasa de contracepción es básicamente idéntica en Jordania y Japón, por ejemplo, pero la tasa de fertilidad es más de tres veces superior en Jordania".

De acuerdo con Eberstadt, la única cosa que puede afectar los niveles de fertilidad es la decisión de los padres-al menos que uno opte por el enfoque chino de las esterilizaciones obligatorias y los abortos.

"Ya sea que lo reconozcan o no, los proponentes de los programas pro-reducción de la población deben tomar una decisión fatídica. Ya sea que opten por el voluntarismo, en cuyo caso los objetivos poblacionales no tendrán sentido alguno, o deben inclinarse por intentar cumplir sus objetivos, lo que implica la adopción de medidas coercitivas, como la política de un hijo de China. No hay una tercera vía".

"Too many people?", por el Profesor Nicholas Eberstadt, publicado el 11 Julio del 2007 por la Sustainable Development Network (documento para bajar en formato pdf)

  Bookmark and Share

ARTICULOS

Artículos recientes

Llegaron los SiSiS

Por: Adonis Sequeira


El alto costo de la negligencia

Por: Bryan Brennan Arrieta


Hacer robando o robar haciendo

Por: Roberto Brenes P.