Noticias y otras Publicaciones

Totalitarismo Mágico = A Pobreza

Por: George Youkhadar Allis

Valdría la pena comenzar este artículo explicando el significado, tanto del término totalitarismo, como el de mágico.  A pesar de que ambas expresiones están bien arraigadas, en mayor o menor grado, en el argot popular de las sociedades latinoamericanas. No obstante, para efectos didácticos sería pertinente revisar el significado  de ambos conceptos.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, (DRAE).  El término totalitarismo hace referencia aun  “Régimen político que ejerce fuerte intervención en todos los órdenes de la vida nacional, concentrando la totalidad de los poderes estatales en manos de un grupo o partido que no permite la actuación de otros partidos.” Y el vocablo mágico, conforme a  (DRAE), es un adjetivo   que hace referencia   “a la magia. Arte, obra mágica. || 2. Maravilloso, estupendo. || 3. m. y f. Persona que profesa y ejerce la magia. || 4. Persona que hace encantamientos. || 5. f. Ciencia o arte de la magia.” 

Ambas palabras,  junto al vocablo pobreza, explican muy bien, y en  gran parte, el fracaso histórico latinoamericano, en construir sociedades sustentadas,  en  el estado de derecho y respeto a los derechos humanos, en valores éticos y  morales  que coadyuven a sociedades más transparentes en su que hacer económico, social y político. Y en fundar sistemas económicos, productivos y no rentistas, con un sector privado fuerte y competitivo,  capaz  de  generar el mayor nivel, posible de  prosperidad material, e inclusión social para sus habitantes.  Pues la historia política latinoamericana, ha transcurrido en un péndulo, que ha oscilado entre regímenes autoritarios, o dictaduras de derecha, democracias al estilo latinoamericano, hasta  regímenes totalitarios de corte marxista leninista, donde todos esos vicios han estado presentes en mayor o menor grado en el espectro sociopolítico de los mismos.

La razón de este fracaso histórico por parte de las sociedades latinoamericanas.  Y el porqué muchas de ellas,  en estos momentos, en un mundo donde la globalización y los valores de libertad y democracia parecían bien arraigados después de la estrepitosa desaparición de las dictaduras comunistas del bloque soviético, están transitando de nuevo hacia gobiernos totalitarios izquierdistas dictatoriales, bajo el encantamiento mágico, de líderes mesiánicos con propuestas hipnotizadoras .

La respuesta es paradójicamente simple, y compleja a la vez.   Compleja por que la misma obedece a una multiplicidad de factores culturales, y socio históricos que han moldeado la cultura política de las sociedades latinoamericanas, a lo largo de su historia, donde la trastorno de los valores morales y espirituales,  la corrupción, la ineficiencia de los gobiernos, los  niveles educativos mediocres,  el excesivo intervencionismo económico estatal, el irrespeto ante las leyes, tanto por el ciudadano común, como por parte de las autoridades que deberían hacer cumplir las mismas,  han sido algo normal y corrientemente aceptado de manera expresa y tácita, por la cultura social y política de las sociedades latinoamericanas. Y simple porque el ciudadano tradicional de  las sociedades latinoamericanas, inmerso en la cultura populista, le han hecho creer en su entorno social y político, que sus problemas tienen soluciones maravillosas. Que sólo pueden ser  resueltos, por aquellos lideres populistas, que profesan soluciones, basadas en propuestas encantadoramente mágicas.

Esta cultura del populismo y del encantamiento mágico, encarnado en sociedades con gravísimos, problemas socioeconómicos, y grandes deficiencias socioculturales, ha servido de caldo de cultivo, para  el surgimiento de regímenes con pretensiones  totalitarias, donde  líderes carismáticos y mesiánicos,  aparecen liderando movimientos sociales, que terminan instaurándose en el poder, a través,   de un partido único con ausencia  de pluralismo; implantando  una ideología rígida, y elaborada que legitima el poder del partido dominante; él cual termina ejerciendo su autoridad sin limitaciones previsibles y sancionables; donde la movilización intensa y continua de la población, sustentada en organizaciones subordinadas al partido (sindicatos, asociaciones juveniles, femeninas, etc.); se realiza con un solo fin, que es el de monopolizar y politizar todos los aspectos de la vida social, privada y pública, mediante el uso de métodos avanzados de comunicación de masas, propaganda, ritual, adoctrinamiento, educación, tecnología, etc.. Gracias al poder del partido de gobierno, en  particular de su cúpula dirigente. Esa pretensión de control total de la sociedad civil, tiene como objetivo, producir una sociedad íntegramente nueva, desde los puntos de vista político, social y cultural. En la cua,l el lavado de cerebro masivo de la población se realiza con un solo objetivo, no cuestionar jamás por parte de sus adeptos, las políticas del régimen, e idolatrar al líder máximo como el salvador mesiánico del proceso en cuestión. 

Estos regímenes que hemos llamado totalitarismo mágico, y que paradójicamente,  acceden al poder explotando condiciones objetivas de pobreza y miseria, han terminado llevando a sus respectivas sociedades a condiciones de mayor miseria y de pobreza de las encontradas inicialmente en sus respectivas sociedades.  Algunos de esos regímenes como el caso cubano, han vivido  de las dádivas y la ayuda que recibían del extinto bloque soviético. Y otros por ser relativamente ricos en ciertas materias primas, sólo han logrado hipnotizar a sus adeptos, a través, de prebendas económicas,  generadas por altos precios  provenientes de sus exportaciones,  producto no del éxito de sus políticas económicas, sino paradójicamente del crecimiento económico del sistema capitalista mundial, al cual ellos cuestionan y pretenden destruir. Pero nunca, lograron, ni han logrado, ni lograrán establecer jamás,  un sistema  económico sustentando, en la competitividad, productividad, diversificación, eficiencia  y  en un  alto desarrollo tecnológico.

O es que a caso el proceso de la  china  "comunista" que rápidamente ha ido girando hacia el capitalismo, y hoy en día la mayor potencia económica emergente del mundo, no es un ejemplo viviente del fracaso de los regímenes totalitarios de corte comunista. Será, que las sociedades latinoamericanas, tienen una memoria histórica muy corta o limitada.  O quizás,  estamos predestinados a imitar  históricamente los modelos fracasados sean de derecha o de izquierda. Donde un  demagogo populista,  o el tirano del momento, aparecen vendiendo con un nombre innovador,  un supuesto nuevo modelo social, al estilo de las mejores campañas de mercadeo y publicidad de un viejo producto, al cual sólo se le cambia el embase de presentación, pero sigue siendo el mismo producto,  elaborado con los mismos ingredientes, y con el mismo sabor, a pobreza y miseria social.

Abogado y Politólogo (Especialista en Negociaciones Económicas Internacionales)

  Bookmark and Share

ARTICULOS

Artículos recientes

Llegaron los SiSiS

Por: Adonis Sequeira


El alto costo de la negligencia

Por: Bryan Brennan Arrieta


Hacer robando o robar haciendo

Por: Roberto Brenes P.