Newsletter Fundación Libertad - No. 60 Año 4

Revista Perspectiva

Perspectiva es una revista latinoamericana de análisis político y económico, que surge para llenar un vacío en nuestra región, la cual carece de publicaciones dedicadas a promover los principios democráticos y de libre mercado de una forma ágil, moderna y atractiva. Por eso Perspectiva no está pensada para eruditos sino para un público amplio que quiera enterarse de las tendencias más importantes en política y economía.

Perspectiva es un esfuerzo del Instituto de Ciencia Política, que cuenta con el respaldo financiero del Center for International Private Enterprise (CIPE) de Washington e importantes Think Tanks a nivel latinoamericano tales como la Fundación Libertad de Argentina, el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (CEDICE) de Venezuela, el Instituto Ecuatoriano de Economía Política (IEEP) de Ecuador, el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), Libertad y Desarrollo de Chile y el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN) de Guatemala.

Para suscripciones en Panamá llámenos al 399-1466 o escríbanos.


Ediciones anteriores

Marzo de 2010

Otras ediciones





 

Esta es una publicación de la Fundación Libertad.  Si desea enviarnos su colaboración puede realizarlo al correo electrónico editor@fundacionlibertad.org.pa


La misión de la Fundación Libertad es el aprendizaje, la enseñanza, defensa y difusión de los principios y los espacios de libertad individual para que exista, florezca y perdure una sociedad de personas libres y responsables.


miembro de



Editores

Jaime Raul Molina

Marissa Krienert


Para suscribirse o modificar su suscripción a este newsletter ingrese a esta dirección.

La Economía y la Filosofía de la Libertad

La falsa solidaridad

Por Roberto Christian Cerrud Rodríguez

Mucho se ha escuchado hablar, en los últimos meses, sobre la supuesta solidaridad en la que se basa la actual Administración para intentar justificar el enorme gasto que representan los múltiples programas de asistencia social, de corte paternalista y populista, que están siendo ejecutados con dinero de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos.

Debo aclarar que no existe tal solidaridad. Es imposible que un programa financiado con impuestos (que son contribuciones obligatorias impuestas por el poder coercitivo del Estado) sea cualquier cosa, excepto una redistribución arbitraria de nuestros recursos. La solidaridad es, ciertamente, un valor moral admirable, cuando es ejercida por individuos, o agrupaciones de individuos libremente constituidas, que apoyan a individuos, o causas, libremente elegidos para recibir tal apoyo, que, a su vez, puede ser extrapatrimonial (es decir, que carece de valor económico), o patrimonial (que posee valor económico).   Leer más

Como salir de la pobreza

Por Angel Roncero

1. ¿EMPRESA LIBRE O CONTROLADA?

Lo que más puede ayudar a sacar a un pueblo de la pobreza y del subdesarrollo es fomentar la libertad en todos los campos de la vida humana: Político, económico, social, religioso, etc. La libertad exige responsabilidad individual, honestidad y esfuerzo personal y sólo así puede progresar un país.

En el campo económico no basta el sistema de empresa privada sino que es necesaria la libertad, o sea empresa privada y además libre: sin dirigismo estatal, sin privilegios, ni proteccionismos para nadie, proteccionismos que son consecuencia de un estatismo y paternalismo que hacen mucho daño a toda la población.  Leer más

Se socializó la medicina, empezaron los dolores

Por José Brechner 

(AIPE)- La medicina es la ciencia que más evolucionó gracias en gran parte al ingenio de los investigadores y médicos de Estados Unidos, quienes hasta hoy brindaban la mejor asistencia del planeta.

La contribución de Europa, si bien no es despreciable porque brillantes especialistas y excelente tecnología también existe allá, no es comparable con la calidad del servicio que ofrecen los hospitales norteamericanos. La razón de la superioridad de sus equipos, facilidades e innovaciones es simple. En un ambiente de máxima libertad política y económica, profuso incentivo a la excelencia e individualismo sin restricciones se desarrolla mejor el genio creativo.  Leer más

Los Límites de la democracia

Por Carlos Sabino 

La  democracia como Sistema
En  el  lenguaje  corriente,  y  en  la  percepción  de  muchas  personas  que  no  son  especialistas  en  tales temas, democracia  y libertad son términos que con frecuencia se confunden.  unque es obvio que se trata de  conceptos  diferentes,  el  hecho  de  que  en  las  democracias  modernas  se  respete  de  un  modo  bastante efectivo la libertad de las personas  - especialmente en lo que se refiere a las llamadas libertades políticas - hace  que  mucha  gente  asuma  sin  mayor  análisis  que  el  sistema  democrático  es  a  la  vez  y  siempre  un régimen  donde  se  goza  de  libertad  personal.  Esta  coincidencia,  como  enseguida  veremos,  no  es  sin embargo completa ni mucho menos automática.  

La democracia, como sistema, es un producto de la historia moderna que se apoya, en última instancia, en  dos  principios  fundamentales:  la  soberanía  popular y  la regla  de  la  mayoría.   El  primero  se  opone  al principio  de  la  soberanía  personal  que,  encarnado  por  un  jefe,  caudillo  o  monarca,  aparece  como depositario de un poder que se considera proveniente de la divinidad o de la tradición y que, en sus más extremas  manifestaciones,  llega  a  atribuir  al  gobernante  la  calidad  misma  de  ser  un  dios.  Contra  este último principio lucharon  -entre otros-  los liberales de la edad moderna, tratando de sujetar al monarca a un conjunto cada vez más amplio y preciso de leyes que resultaran un freno a su arbitrariedad.   Leer más

Fariñas, la libertad a ti debida

Por Héctor Ñaupari

Presos del delirio de sus propias contradicciones, el régimen castrista y sus corifeos llaman a Guillermo Fariñas mercenario y mártir a la vez, como si se pudiese ser las dos cosas al mismo tiempo. En grave estado, pero sin perder la lucidez, el ex militar de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, psicólogo, profesor y disidente, les ha contestado: “ningún mercenario se muere por sus ideas, los mercenarios se mueren por dinero”.

¿Es posible que un gobierno que ha llamado a morir por la revolución durante su medio siglo de existencia, condene ahora a un hombre decidido a morir por la libertad? ¿Puede entenderse que el castrismo llame traidor y mercenario a quien le sirvió heroicamente en Angola, se educó desde temprana edad en los ideales del socialismo, así como en las especializadas escuelas de la desaparecida Unión Soviética, subvencionado por el propio gobierno que luego lo encarceló en tres oportunidades, y sea hijo de dos comprometidos seguidores de Fidel? Leer más

La banalidad del populismo

Por Manuel Hinds

Manuel Hinds ex Ministro de Finanzas de El Salvador y autor de Playing Monopoly with the Devil: Dollarization and Domestic Currencies in Developing Countries (Council on Foreign Relations, 2006).

El tiempo va pasando y no sucede nada en la administración del presidente Mauricio Funes. El gobierno cada vez tiene menos peso específico, su impacto sobre lo que acontece en el país es cada vez menor, lo que el presidente y sus asociados hablan se va desvaneciendo progresivamente en la total irrelevancia.  Leer más

Stalin entre nosotros.

Por Victor Maldonado

Hay épocas marcadas por la perplejidad y el sinsentido. Marguerite Yourcernar, tomando prestada una frase de Flaubert las describía como períodos de ausencia y desconexión con lo trascendente: "Los dioses no estaban ya, y Cristo no estaba todavía, y de Cicerón a Marco Aurelio hubo un momento en que el hombre estuvo solo".

También Cristo tuvo su momento. Entre Getsemaní y el Gólgota su única verdad fue el abandono a las fuerzas demoledoras del destino. Su grito desesperado exigiendo una respuesta solo provocó la risa burlona de los que velaban el momento de su muerte, y el dolor de dos o tres que al pie de la cruz padecían de desesperanza. El acto concluía.

La contradicción es el signo de nuestros tiempos. Y la inconsistencia permanente entre la crítica y la práctica. Un país escindido entre dos versiones antagónicas de la realidad intercambia demandas que no está dispuesto a cumplir en sus propias orillas. El autoritarismo es a la vez una crítica y una práctica cotidiana. Es al mismo tiempo una aversión y un apetito, pero siempre distante del ejercicio de un pluralismo que en honor de la verdad tiene muy poco que ver con nuestra historia republicana.  Leer más