Artículos

07/05/2018

Institucionalidad: Líbranos del Mal

Por: Alejandro Vásquez Vallarino

Venezuela y Colombia comparten (grosso modo) historia, idioma, cultura y posición geográfica. No obstante, la realidad de los venezolanos es muy distinta a la de sus vecinos colombianos. Algo similar ocurre con Corea del Sur y Corea del Norte. ¿Por qué uno es más próspero que el otro? ¿Por qué en Venezuela hay hambruna y en Colombia no? ¿Cómo es posible que Corea del Sur sea un líder mundial en innovación mientras que en Corea del Norte no hay emprendedores?

Las instituciones políticas y de mercado son la diferencia. Las instituciones son las reglas formales e informales que rigen la interacción humana. Dichas reglas, de creación nuestra, buscan instaurar orden y reducir la incertidumbre en los intercambios.  Una sociedad que protege los derechos de propiedad privada, respeto a los contratos, mantiene reglas claras y estables a través del tiempo amparadas por un gobierno con poderes limitados, divididos y temporales goza de buenas instituciones.

La Red Liberal de América Latina publicó el índice de Calidad Institucional 2018 (en adelante ICI), donde miden la realidad institucional de 191 países. El índice demuestra una relación clara entre la institucionalidad y la prosperidad. En sentido contrario, los países con el peor desempeño institucional son marcados por características indeseables como corrupción, inestabilidad política, violación de derechos individuales, sistemas judiciales politizados, poco respeto por valores democráticos, entre otras.

El índice evalúa la institucionalidad por dos categorías, instituciones políticas y de mercado. El elemento político es determinado por cuatro indicadores: (1) Rule of Law (Banco Mundial), (2) Voz y Rendición de Cuentas (Banco Mundial), (3) Libertad de Prensa (Freedom House) y (4) Percepción de Corrupción (Transparencia Internacional). Las instituciones de mercado son evaluadas por: (1) Reporte de Competitividad Global (Foro Económico Mundial), (2) Índice de Libertad Económica (Heritage Foundation), (3) Libertad Económica en el Mundo (Fraser Institute) y (4) Haciendo Negocios (Banco Mundial). En su conjunto, estos reportes miden la facilidad que tiene una persona de iniciar un negocio, navegar el marco regulatorio aplicable, acceder a los tribunales, independencia judicial, seguridad jurídica, libertad de prensa, niveles de corrupción e impunidad.

Cada país tiene instituciones políticas y de mercado diferentes, por lo que el índice permite precisar las fortalezas y debilidades de los países. A nivel general, Panamá ocupa la posición 54 de 191 países. El ICI marca un fuerte contraste entre nuestras instituciones políticas (posición 73) y de mercado (posición 49). Un indicativo que la corrupción, impunidad y falta de independencia judicial son los problemas más inminentes del país es que, nuestra peor calificación proviene del Índice de Percepción de Corrupción. Entendamos que, la corrupción es el síntoma y la falta de institucionalidad es la enfermedad. Por más que recibimos una calificación relativamente favorable por nuestras instituciones de mercado estas no van a sobrevivir si continúan siendo ancladas por instituciones políticas débiles. Una no puede surgir sin la otra.

¡Venezuela reposa dentro de las diez peores posiciones del mundo! Lastimosamente, es el perfecto ejemplo de cómo el deterioro continuo de las instituciones se traduce en el retroceso de un país. A fin de no sufrir la misma suerte, Panamá tiene que asumir la tarea de blindar sus instituciones de los caprichos de los gobernantes de turno. Las instituciones son de diseño humano y sus cambios se producen lentamente, si deseamos mayor prosperidad mañana queda en nosotros trabajar hoy en la solidez institucional de Panamá.

El autor es miembro de la Fundación Libertad


  Bookmark and Share

ARTICULOS

Artículos recientes

Llegaron los SiSiS

Por: Adonis Sequeira


El alto costo de la negligencia

Por: Bryan Brennan Arrieta


Hacer robando o robar haciendo

Por: Roberto Brenes P.