Artículos

05/02/2018

Lecciones del Rechazo: Justicia Herida

Por: Alejandro Vásquez Vallarino

Las secuelas del rechazo a las candidatas a Magistradas revelan que ninguno de los tres órganos del Estado tiene interés en salvaguardar e incentivar un Órgano Judicial funcional y comprometido con la justicia. Los acontecimientos del pasado mes y medio reflejaron lo peor de los tres órganos del Estado; oportunidad para reflexionar y aprender de los errores.

Desde hace una década (enero de 2008) se sabía que vencía el periodo de dos magistrados en el 2018. ¿Por qué el Ejecutivo espero hasta el 18 de diciembre de 2017 para anunciar sus candidatas? Las sesiones ordinarias de la Asamblea son del 2 de enero al 30 de abril y del 1 de julio al  31 de octubre, hecho que no es noticia para nadie. ¿Qué necesidad había de apresurar las ratificaciones en sesiones extraordinarias? ¿Qué le cuesta al Ejecutivo actuar dentro del término? Además de organización y buena fe,  nada. La opinión pública y por asociación el actuar de la Asamblea hubiese sido muy distinto de haberse iniciado las ratificaciones en sesiones ordinarias. Lección: Actuar fuera de los tiempos y procesos adecuados sólo causa sospecha y desconfianza, sean transparentes en su gestión.

El as bajo la manga del Ejecutivo es que en adición a las dos vacantes también tienen pendiente nombrar reemplazo del ex Magistrado Alejandro Moncada Luna. La sentencia de Moncada Luna fue en marzo del 2015 pero a la fecha, casi tres años después, no se ha designado a quien ocupará el cargo de forma permanente por el término restante. Desde entonces Abel Zamorano trabaja como Magistrado suplente ¿Qué esperan para darle certeza al cargo? Lección: Sean cónsonos en su actuar! Acciones reiteradas que apunten a mejorar la justicia generarán confianza y facilitarán la gestión de gobierno, la lucha contra la corrupción no es de la boca hacia afuera.

Desde la Comisión de Credenciales hasta el Pleno, la Asamblea Nacional por supuesto aprovechó la oportunidad para demostrar su poco profesionalismo. El interrogatorio a las candidatas se vio manchado por un trato irrespetuoso y descortés en búsqueda de un aplauso fácil. Cualquiera puede estudiar el Código Judicial y memorizarse los términos de los procedimientos, ser Magistrado no se trata de recitar las leyes sino de tener la actitud y aptitud que amerita el puesto. Apoyo totalmente y espero que la Asamblea ejerza su rol de contrapeso pero debe hacerlo en el marco del respeto y profesionalismo. El riesgo/costo reputacional de ser Magistrado es altísimo, el tratamiento de la Asamblea solo desincentiva la participación de quienes podrían ejercer el cargo con honradez e integridad. Lecciones: 1) El cuestionamiento debe valorar el temperamento, principios, ideales, visión y modelos mentales de los aspirantes al cargo. 2) Si queremos abogados decentes y virtuosos ocupando el cargo de Magistrado hay que tratarlos como tal en el proceso de ratificación.

La Asamblea Nacional, el Órgano Ejecutivo y la ciudadanía se dedicaron a discutir sobre las candidatas a Magistradas Ana Lucrecia Tovar y Zuleyka Moore como si fueran un combo. La realidad no puede estar más alejada de eso. Cada una es una persona distinta con capacidades, conocimientos, trayectoria y puntos de vista propios. Lo único que las une es que fueron propuestas por la misma persona y pareciera que precisamente esa es la razón porque fueron rechazadas. Lección: La discusión y ratificación de candidatos a Magistrado debe ser individualizada, a fin de poder retener talento cuando solo uno de los candidatos tenga el visto bueno de los mecanismos de control.

No le restemos importancia al tema. Los Magistrados son la cabeza de nuestra corporación de justicia y sientan las pautas para todo el Órgano Judicial. Necesitamos una Corte Suprema de Justicia activa que lidere con integridad, celeridad y honradez para superar esta crisis institucional. El Poder Judicial tiene la responsabilidad de ejercer el control, conforme a sus facultades, sobre el Legislativo y Ejecutivo. Necesitamos Magistrados independientes sin miedo al “costo político” de su actuar que implementen la carrera judicial, exijan la rendición de cuentas a los Diputados de la Asamblea, limiten los abusos del ejecutivo y protejan los derechos de la ciudadanía. Lección: Un Órgano Judicial funcional es la clave para “garantizar la libertad, asegurar la democracia y la estabilidad institucional.”

El autor es miembro de la Fundación Libertad


  Bookmark and Share

ARTICULOS

Artículos recientes

Hacer robando o robar haciendo

Por: Roberto Brenes P.


Una tolerancia oscura

Por: Angela Jiménez


El flautista de Hamelin

Por: Miguel Angel Boloboski Ferreira